viernes , 27 enero 2023
¿POR QUÉ ESTUDIAR EN EL ITPL?

¿POR QUÉ ESTUDIAR EN EL ITPL?

El Instituto de Teología y Pastoral Litúrgica “Mons. Enrique Rau” (ITPL) te presenta una oferta formativa de calidad con un profesorado especializado que estará siempre cerca de cada estudiante en sus aprendizajes.

Además, encontrarás aspectos que hacen del ITPL un lugar sin comparación para formarte:

  1. Se trata del Instituto Superior de Liturgia argentino que presta servicio de formación litúrgica a nivel universitario, poniendo el acento en la teología litúrgica y en su pedagogía.
  2. Vinculados al Secretariado Nacional de Liturgia (SENALI) dependiente de la Conferencia Episcopal de Liturgia (CEL), organismo estable de la Conferencia Episcopal Argentina para el estudio y la promoción de todo lo relacionado con la vida y la pastoral litúrgica en el país, ofrecemos una formación especializada que cultiva el arte de celebrar (ars celebrandi) como forma de vivir y transmitir la liturgia.
  3. Nuestros estudios de teología litúrgica, de historia de la liturgia y de pastoral litúrgica ayudan a pensar y a celebrar una liturgia viva, significativa y participativa según los principios fundamentales de la constitución Sacrosanctum Concilium del concilio Vaticano II y los documentos de la reforma litúrgica.
  4. Tenemos una especial sensibilidad y dedicación hacia América Latina y promovemos la formación en esta región del continente con un equipo docente y alumnado internacional.
  5. Te encontrarás con un profesorado altamente competente y recibirás una formación personalizada.
  6. El ambiente de fraternidad entre todos los actores del ITPL, una acogida pastoral y la posibilidad de becas para costear tus estudios.

Principios pedagógicos y teológicos de la enseñanza universitaria de la liturgia

El plan de estudios de los diferentes trayectos formativos del Instituto de Teología y Pastoral Litúrgica “Mons. Enrique Rau” se inspira en el principio teológico enunciado por la constitución apostólica Veritatis Gaudium (VG): «el corazón del hombre experimenta ya desde de ahora, en el claroscuro de la historia, la luz y la fiesta sin ocaso de la unión con Dios y de la unidad con los hermanos y hermanas en la casa común de la creación, de las que él disfrutará para siempre en la plena comunión con Dios «(VG 1b).

En efecto, este misterio del encuentro del hombre con Dios en la historia se realiza de un modo eminente en la liturgia, porque es la memoria del Misterio Pascual del Señor (SC 47). En ella también, como espacio en el que la Iglesia adora y alaba su Esposo (cf. Ap 22,3.20b), «se encierra el secreto de la alegría que Jesús nos quiere comunicar en plenitud (cf. 15,11) por parte del Padre con el don del Espíritu Santo: Espíritu de verdad y amor, de libertad, de justicia y de unidad» (VG 1b).

Una formación de los estudiantes «en vista a una misión más incisiva en esta nueva época de la historia»

En consecuencia, en nuestro plan de estudios, la celebración litúrgica en una «Iglesia en salida» se entiende desde la perspectiva del testimonio gozoso del Padre y del Espíritu Santo impulsado por Jesús, «el Verbo de Dios en quien está la Vida que es la luz de los hombres (cf. Jn 1,4), el Hijo de Dios que es a la vez el Hijo del hombre «(VC 1a). Se busca, en efecto, una formación de los alumnos «en vistas de una misión más incisiva en esta nueva época de la historia» (VG 1d), «con ponderada y profética determinación» (VG 1f), ya que todo lo que es verdaderamente humano encuentra un eco en el corazón de la Iglesia (GS 1).

Por otra parte, atendiendo al conjunto de Iglesias locales de donde provienen la mayor parte de nuestros estudiantes, y con un espíritu de sincera colaboración misionera, el Instituto de Liturgia hace una opción preferencial por la formación de alumnos originarios de las Iglesias hermanas de América Latina, porque «el Pueblo de Dios peregrina a lo largo de los caminos de la historia, acompañado con sinceridad y solidaridad por los hombres y mujeres de todos los pueblos y de todas las culturas, para iluminar con la luz del Evangelio el camino de la humanidad hacia la nueva civilización del amor «(VG 1c).

Materias inspiradas en la constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II

En cuanto a la articulación de las materias que conforman las diferentes propuestas formativas, el plan de estudios se inspira en el principio expuesto en la constitución Sacrosanctum Concilium del Concilio Vaticano II, n. 16, donde se establece que la liturgia «se explicará tanto bajo el aspecto teológico e histórico, como bajo el aspecto espiritual, pastoral y jurídico», teniendo en cuenta además los ámbitos propios de la ciencia litúrgica. Por lo tanto, el plan de estudios de los diferentes ciclos formativos, cursos y seminarios se rige por los siguientes criterios formativos:

  1. El estudio detallado de las fuentes de la liturgia como fundamento de una teología litúrgica sólidamente arraigada en la Tradición de la Iglesia, mediante el análisis y la hermenéutica de los textos litúrgicos. Sin embargo, el estudio de las fuentes no se limita a las asignaturas específicas que tratan de ellas, sino que constituye un eje transversal para todas las materias del plan de estudios, particularmente en los sacramentos, que son el centro de la liturgia católica (SC 6); se descubre así el desarrollo y la inteligencia de la celebración en cada época histórica, según el contexto cultural.
  2. El análisis del ars celebrandi, per ritus et preces (SC 48), a fin de que los estudiantes asuman, internamente y de buen grado, los criterios fundamentales de la reforma litúrgica impulsada por el Concilio Vaticano II y el Magisterio eclesiástico. En este ámbito, en cada materia, se hace hincapié en el estudio atento de las introducciones generales de los libros litúrgicos como expresión autorizada y auténtica de la actual mens Ecclesiae sobre la liturgia romana.
  3. La atención a una praxis litúrgica congruente con el principio de inculturación, para promover un «legítimo progreso» (SC 23), con el objetivo de capacitar a los estudiantes para colaborar en conseguir una recta adaptación de la liturgia a la mentalidad y tradiciones de los pueblos (SC 37-40). 
  4. El intento de respuesta a los desafíos planteados por la constitución apostólica Veritatis Gaudium a la enseñanza universitaria de la liturgia:
    a) La contemplación y la introducción espiritual, intelectual y existencial en el corazón del kerygma (VG 4a), traducidas en una enseñanza de la liturgia más allá de la formalidad de los ritos, que lleva a saborear el Misterio de Dios Trinidad en la historia, donde se ha revelado misericordiosamente al hombre como un amigo, a través de signos y palabras (DV 2). Se trata, pues, de inspirar en los estudiantes una teología litúrgica que, sin perder el rigor del análisis científico de las fuentes, los conduzca a engendrar en ellos mismos y en el Pueblo de Dios una profunda vivencia gozosa de Dios, susceptible de ser transmitida a la humanidad como Buena Nueva de salvación.
    b) El diálogo a todos los niveles (VG4b), concretado en la participación responsable y activa de los estudiantes en la propia formación y en la de los compañeros, ya que llevan consigo la rica experiencia de fe celebrada de sus Iglesias de origen. Así pues, junto a la necesaria docilidad y humildad con la que los estudiantes deben acoger la doctrina de la Iglesia y la enseñanza de sus profesores, es justo también dejar resonar a través de ellos la «voz de las Iglesias», teniendo en cuenta el imperioso deber de la inculturación de la liturgia.
    c) La inter- y la transdisciplinariedad (VG 4c), que en el ITPL se articula en la estrecha colaboración e intercambio del Instituto de Liturgia con la filosofía, teología e historia eclesiástica de las carreras del Profesorado y Licenciatura en Teología de la EUT en el marco de un proyecto educativo común. Se favorece así «que los estudios eclesiásticos ofrezcan una pluralidad de saberes que correspondan a la riqueza multiforme de la verdad, a la luz proveniente del evento de la Revelación, que sea a la vez recogida armónica y dinámicamente en la unidad de su fuente trascendente y de su intencionalidad histórica y metahistórica, desplegada escatológicamente en Cristo Jesús «(VG 4c).
    d) La exigencia de «crear redes» entre las diferentes instituciones de estudios eclesiásticas a nivel mundial (VG 4d), asumida en la movilidad de profesores y de estudiantes, en intercambios con otros centros superiores de estudio de la liturgia, así como en convenios y proyectos de investigación con estos, sin descuidar las posibilidades de comunicación que ofrecen las nuevas tecnologías. A este respecto, son de particular importancia las relaciones académicas con el Instituto de Liturgia de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma, Instituto de prestigio mundial en el campo de los estudios litúrgicos.